Corazón

El gran escritor francés Antoine de Saint-Exupery (1900-1944) escribió: “Solo se ve bien con el corazón; lo esencial es invisible a los ojos”. ¡Cuánta verdad!

Amor en el corazón ?

Corazón definición

Es muy usual entre los amantes de la pluma romántica y el papel atribuir al corazón sentimientos y emociones que fisiológicamente no le corresponden.

Corazón anatomía

El corazón es simplemente eso: un órgano vital de nuestro cuerpo. Sin embargo la sabiduría popular, caprichosa a ratos, le ha ponderado más allá.

Con el decursar de los tiempos es ya una costumbre hacer del corazón una especie de manantial desde donde brotan la felicidad, el desamor, la fe, el dolor del alma, la esperanza o el amor.

corazones, corazón, el amor en el corazón

Corazones

Lo cierto es que verdaderamente el ser humano experimenta circunstancias, algunas de ellas muy vibrantes, que aceleran nuestro corazón, que nos hacen sentir vivos, como cuando nos declaramos a la mujer o al hombre que amamos o esperamos la llegada de alguien muy querido desde lejos; con razón el corazón es símbolo del amor.

El corazón en la Bilia

Un gran libro como la Biblia habla en ocasiones de “guardar el corazón porque de él mana la vida”, lo que nos da la sensación que en ese lugar guardamos tesoros muy valiosos adquiridos en el cotidiano vivir, riqueza necesaria para conducirnos en la vida y caudal intangible que muchas veces habla de nosotros mismos sin que hayamos pronunciado palabras. “Lo esencial es invisible a los ojos”, ya está dicho.

Corazón enamorado

Ciertamente la complejidad del hecho llama la atención de multitudes. ¿A quién no le ha palpitado bien fuerte el corazón alguna vez? Tenemos un corazón que palpita y el mismo corazón que también ama.

Corazón imágenes

Corazón y amor

¿Por qué relacionamos el amor con un corazón?

Científicamente, las responsables de esta feliz experiencia son las hormonas que producen el cerebro. 

 

¿Afecta el amor a nuestro corazón?

Besar es un pequeño regalo para el corazón. Especialmente durante la fase del enamoramiento, cuando el cerebro segrega hormonas como la oxitocina o la dopamina, que nos ayudan a combatir el estrés, uno de los enemigos de la salud cardiovascular. 

Los vínculos afectivos son aliados de la salud cardiovascular, ya que, además de contribuir a mejorar las cifras de nuestra presión arterial, ayudan a evitar los conocidos como factores psicológicos del riesgo. Entre ellos se encuentran la ansiedad, el estrés y la depresión.